Templos


La Parroquia de Ntra. Señora de la O acoge en la actualidad a toda la población ubriqueña. Además de la propia Iglesia Parroquial pertenecen a la Parroquia la Ermita de San Antonio, la Iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno, la Ermita del Calvario, el Convento de Capuchinos y la Capilla de la Residencia de ancianos "Ntra. Señora de los Remedios".

Iglesia Parroquial de Ntra. Señora de la O
Debido al auge y al crecimiento de la localidad de Ubrique a mediados del siglo XVIII, surge la necesidad de construir un templo de mayores dimensiones con el fin de abastecer espiritualmente a la población ubriqueñas. Debido a ello, en 1773 se construye el actual templo parroquial bajo la advocación de Ntra. Señora de la O.

De planta basilical, su configuración consta de tres naves longitudinales, separadas por robustas columnas toscanas y arcos de medio punto. La nave central presenta una cubierta con bóveda de cañón y de aristas en las naves laterales. Las tres naves terminan en tres capillas cubiertas por cúpulas semiesféricas sobre pechinas, decoradas con pinturas murales comunicadas entre sí. En la cúpula central destaca una pintura de la Sagrada Familia, estando representados los doce Apóstoles en las cúpulas laterales a través de sendas pinturas.

En cuanto a las capillas, la nave central es presidida en su retablo mayor por la imagen de un Crucificado de bellas facciones y estilizada anatomía, que fue realizado en 1940 por el imaginero sevillano Antonio Castillo Latrucci.

Del mismo modo, la nave lateral derecha es presidida en su retablo de la capilla sacramental por la valiosa imagen de Ntra. Señora de la O, obra del imaginero Jerónimo Hernández que fue realizada en 1575 y policromada por Álvaro de Ovalle en 1576. Esta imagen de gran valor histórico y artístico procede de la localidad de Carmona, para cuya Iglesia del Salvador fue concebida y en la que permaneció tres siglos y medio. Continuando el recorrido por esta nave lateral y situándonos junto a la puerta que da acceso a la Plaza del Ayuntamiento, encontramos a su izquierda y en un retablo de tonalidades suaves la imagen de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Rescatado, obra del imaginero rondeño Miguel Sánchez Ruiz (1960) y que es titular de la Agrupación Parroquial del mismo nombre. Desplazándonos a la derecha, encontramos en una sencilla hornacina la imagen de Ntra. Señora de los Dolores, atribuida al imaginero sevillano Juan de Astorga (1812) y que es titular de la Real Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno.

La nave lateral izquierda acoge en su retablo central la imagen de San Sebastián, Patrón de Ubrique, encontrándose de forma lateral en una hornacina la imagen de Santa Ángela de la Cruz, realizada en 2011 por el artista sevillano Ricardo Rivera Vélez. De forma anexa a la nave lateral izquierda y desplazándonos hacia la capilla del Sagrario encontramos en sus respectivos retablos las imágenes de San José, San Vicente de Paul, Ntra. Señora del Pilar, Santa Rita de Casia y Ntra. Señora del Carmen. En la capilla del Sagrario se sitúa una pintura de la Inmaculada Concepción atribuida al pintor italiano Lucas Jordán, destacando el bello y espléndido Sagrario de orfebrería plateada realizado por los talleres de Navas Parejo en Granada.

En el exterior, la Iglesia Parroquial presenta una fachada de líneas sencilla, estando situada la portada principal en uno de sus muros laterales y destacando en el conjunto arquitectónico su torre campanario, de planta ochavada y coronada por un chapitel apiramidado de tejas vidriadas que forman un tapiz azul y blanco.


Ermita de San Antonio
Nos encontramos ante el templo más antiguo de Ubrique ya que su construcción se inicia a comienzos del siglo XVI. En su origen fue una ermita y posteriormente, con la reforma llevada a cabo en el siglo XVII, desempeñó la función de templo parroquial.

En cuanto a su arquitectura, la Ermita de San Antonio presenta una sola nave cubierta por bóveda de cañón y de media naranja en la cabecera. En su exterior, su coqueta y romántica espadaña ha supuesto un referente estilístico y monumental hasta convertirse con el paso de los años en un emblema y símbolo de Ubrique. Dicha espadaña consta de una amplia base cuadrada en la que aparecen tres vanos de medio punto y dos cuerpos superiores articulados por pilastas, el primero con el reloj y el segundo con el cuerpo de la campana coronado por un frontón curvo.

Su retablo mayor, procedente del Convento de Capuchinos, se encuentra presido por la imagen de San Antonio de Padua, de gran valor artístico y realizada en 1965 por el gran imaginero carmonense Francisco Buiza Fernández, y las imágenes de San Juan Evangelista y del Inmaculado Corazón de María a ambos lados.

En el presbiterio encontramos un pequeño altar donde se venera la imagen de San Nicolás de Bari, de pequeñas dimensiones y que cuenta con una gran devoción entre los feligreses. Situándonos frente al altar mayor, encontramos dos hornacinas a su izquierda y derecha. La hornacina situada en el lado izquierdo se encuentra presidida por la imagen del Stmo. Cristo Yacente, adquirida por D. Antonio Vega Román en 1957 y donada a la Real Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno en 1991, pasando a ser imagen titular de ésta, mientas que en la hornacina del lado derecho se encuentra la imagen de Ntra. Señora de la Medalla Milagrosa.


Iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno
Este templo data de finales del siglo XVI y principios del XVII. En su origen estuvo dedicado a San Sebastián, Patrón de Ubrique, y ocupaba el centro del por aquel entonces cementerio de la ciudad, siendo además la sede canónica de las antiguas organizaciones gremiales de la localidad.

En cuanto a su arquitectura se compone de una nave central con dos pequeñas naves laterales adosadas a ambos lados. El retablo mayor se encuentra presidido por la imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno, obra del escultor e imaginero umbreteño Juan Antonio Illanes Rodríguez (1940) mientras que el retablo de la nave lateral izquierda se encuentra presidido por la imagen de María Santísima de la Estrella, obra del imaginero sevillano Juan Abascal Fuentes (1960), siendo estos dos imágenes titulares de la Real Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno, establecida canónicamente en esta Iglesia.

En su interior también se encuentran la imágen de San Isidro Labrador, de gran valor artístico siendo realizada por el prolífico imaginero onubense Sebastián Santos Rojas y datada en el año 1943, así como la imagen del Dulce Nombre de Jesús datada en el siglo XVII.

Exteriormente, la portada y la espadaña que remata la parte superior proceden de reformas posteriores llevadas a cabo en la segunda mitad del siglo XX.


Ermita del Calvario
Erigida por el capuchino Fray Buenaventura de Ubrique hacia el año 1700, este templo de pequeñas dimensiones se tenía como última Estación del Via-Crucis que partía de la Ermita de San Antonio recorriendo parte de la sierra ubriqueña.

Esta pequeña capilla se sitúa en plena sierra de Ubrique y en su interior se venera a la imagen de un Crucificado. En 1801 D. Pedro Romero la amplió con un atrio cubierto con el fin de aumentar su capacidad para las Funciones y las Misas que allí se celebraban.

En cuanto al exterior, destaca la sencillez de su fachada estando presidida por un campanario tringular cuya campana data del año 1966, siendo costeada por suscripción popular y bendecida por el párroco D. Antonio Gutiérrez Rodríguez con el nombre de Santa María de los Ángeles.


Convento de Capuchinos
Este bello templo en el que se estableció la Orden Capuchina data del siglo XVII, iniciándose su construcción en 1660 por expreso deseo de D. Rodrigo Ponce de León, Duque de Arcos y Señor de las Cuatro Villas, y finalizándose en 1670 bajo la dirección de Fray Pedro de Andújar.

Presenta las dependencias propias del monasterio barroco (portería, iglesia y convento) y en su interior la iglesia consta de una sola nave de planta de cajón cubierta por bóveda de cañón y cúpula semiesférica en el presbiterio.

El retablo mayor se encuentra presido por la venerada y milagrosa imagen de Ntra. Señora de los Remedios, Excelsa Patrona de Ubrique, datada a principios del siglo XVII y de gran devoción y sublime cariño en todos los ubriqueños.

A ambos lados se encuentran las imágenes de San Rafael Arcángel y Santa Teresa de Jesús, de pequeñas dimensiones, situándose en la parte alta del retablo mayor la imagen de Jesús Resucitado y dos pinturas de dimensiones considerables donde se representa a San Miguel Árcangel y a La Piedad, ambas del siglo XVIII.

También se encuentran en su interior la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, presidiendo un pequeño altar en el presbiterio, Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén, realizada en el año 2012 por Domingo García Espejo, así como las imágenes de la Inmaculada Concepción, el Stmo. Cristo del Perdón, obra de Alarcón, San Francisco de Asís y el Beato Fray Diego José de Cádiz.

Exteriormente, la fachada está presidida por un atrio con tres arcos de medio punto, venta coral y frontón triángular con óculo en el tímpano. En el atrio se puede contemplar un majestuoso retablo cerámico de elevadas dimensiones donde se representa al Beato Fray Diego José de Cádiz junto a la devotísima imagen de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder de Sevilla, y que fue colocada por la propia Hermandad del Gran Poder de la ciudad hispalense con motivo del II Centenario del nacimiento del Beato Diego José.

Actualmente, el Convento de Capuchinos es propiedad de la Hermandad de Ntra. Señora de los Remedios - Excelsa Patrona de Ubrique - al adquirirlo D. Ángel Bohórquez Oliva en 1942 para la Santísima Virgen, cediéndose su uso espiritual a la Parroquia de Ntra. Señora de la O.


Capilla de la Residencia de ancianos
Esta pequeña y acogedora capilla se encuentra en la Residencia de ancianos "Ntra. Señora de los Remedios" donde están presentes las Hnas. Terciarias Franciscanas del Rebaño de María.

El presbiterio de la iglesia se encuentra presidido por la imagen de la Divina Pastora, advocación de origen franciscano, y en el fondo de éste se puede observar una bella vidriera artística donde se representa el "Cántico de las criaturas" de San Francisco de Asís.