jueves, 4 de junio de 2015

La Solemnidad del Corpus Christi

El Corpus Christi (en latín, "Cuerpo de Cristo") o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, antes llamada Corpus Domini ("Cuerpo del Señor"), es la fiesta litúrgica destinada a celebrar la Eucaristía para proclamar y aumentar la fe de los fieles en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento.

Esta fiesta surgió en la Edad Media, cuando en 1208, la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al Cuerpo y la Sangre de Cristo presente en la Eucaristía. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la Diócesis de Lieja (Bélgica). En el año 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de la localidad de Bolsena (Italia), al romper la hostia consagrada brotó sangre, según la tradición. Este hecho, muy difundido y celebrado, dio un impulso definitivo al establecimiento como fiesta litúrgica del Corpus Christi. Fue instituida el 8 de septiembre de 1264 por el papa Urbano IV, mediante la bula Transiturus hoc mundo. A Santo Tomás de Aquino se le encarga preparar los textos para el Oficio y Misa propia del día, que incluye himnos y secuencias, como Pange Lingua (y su parte final Tantum Ergo), Lauda Sion, Panis angelicus, Adoro te devote o Verbum Supernum Prodiens.

En el Concilio de Vienne de 1311, Clemente V dará las normas para regular el cortejo procesional en el interior de los templos e incluso indicará el lugar que deberán ocupar las autoridades que quisieran añadirse al desfile. En el año 1316, Juan XXII introduce la Octava con exposición del Santísimo Sacramento. Pero el gran espaldarazo vendrá dado por el papa Nicolás V, cuando en la festividad del Corpus Christi del año 1447, sale procesionalmente con la Hostia Santa por las calles de Roma. En muchos lugares es una fiesta de especial relevancia. En España existe el dicho popular: Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión, lo que da idea del arraigo de esta fiesta. Hoy día se celebra el segundo Domingo después de Pentecostés.

Las celebraciones del Corpus incluyen dentro de la misa una procesión en la que el mismo Cuerpo de Cristo se exhibe en una custodia, que es portada por el sacerdote bajo palio, o llevada en un templete sobre unas andas procesionales.
Desde hace unos años estamos recuperando la fiesta del Corpus en Ubrique, y este año vamos a consolidar el recorrido de la procesión con salida y entrada en la Parroquia. Igualmente se estrenará un templete para la Custodia realizado en madera y donado por D. Juan López. También se va consolidando la cuadrilla de costaleros del Santísimo y el orden del cortejo procesional. Debemos recordar que este día del Corpus es el día de Cáritas y la colecta irá destinada a los más necesitados de la Parroquia.

Ahora solo falta que el próximo 7 de Junio acompañemos con nuestro amor y devoción a Jesús real y verdaderamente presente en la Eucaristía que pasará por nuestras calles y que vuelve a entregarse por nosotros.