miércoles, 3 de abril de 2013

La cincuentena pascual, tiempo fuerte, centro de todo el año


El Tiempo Pascual comprende cincuenta días, vividos y celebrados como un solo día: "Los cincuenta días que median entre el domingo de Resurrección hasta el domingo de Pentecostés se han de celebrar con alegría y júbilo, como si se tratara de un solo y único día festivo, como un gran domingo" (Normas sobre el calendario, n. 22).

Es una cincuentena festiva que debe centrar nuestro año litúrgico, porque es su tiempo más fuerte y significativo. La Cuaresma nos ha debido preparar a esta celebración. Y la Noche Pascual ha "inaugurado" la Pascua, que ahora se extiende durante siete semanas de vivencia intensiva. El día de Pentecostés no será una fiesta aparte, sino que es la plenitud y cumplimiento de lo inaugurado en la Noche de Pascua: el Espíritu, que resucitó a Jesús de entre los muertos. Tampoco la Ascensión debe "dividir" esta cincuentena.

El tiempo Pascual debe vivirse como una unidad hasta la tarde del día de Pentecostés. Aquel día, y no el día de la Ascensión, se apaga el cirio pascual, que ha sido el signo exterior de la celebración de la Nueva Vida del Señor. Con la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II se suprimió la octava siguiente a Pentecostés, porque no es esta fiesta, como independiente, la que se prepara o se prolonga, sino que es la cincuentena pascual la que se cumple ese día. Al día siguiente reemprenderemos el "tiempo ordinario" en su semana correspondiente. (J. Aldazábal)

¡ALEGRÍA, JESÚS RESUCITO! ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Hoja Parroquial "Sarmiento" (Abril 2013)

Ya se encuentra disponible en formato pdf la hoja parroquial "Sarmiento" correspondiente al mes de abril de 2013.

Puede descargar dicha publicación haciendo clic sobre la imagen además de visualizarla a través de la aplicación de la zona inferior.