miércoles, 1 de mayo de 2013

Mayo, mes de María


¿Qué se acostumbra hacer este mes?
  • Reflexionar en los principales misterios de la vida de María.
    Reflexionar implica hacer un esfuerzo con la mente, la imaginación y, también, con el corazón, para profundizar en las virtudes que la Virgen vivió a lo largo de su vida. Podemos meditar en cómo María se comportó, por ejemplo, durante la Anunciación, la Visita a su prima Isabel, el Nacimiento de Cristo, la Presentación del Niño Jesús en el templo, el Niño Jesús perdido y hallado en el templo, las Bodas de Caná, María al pie de la cruz.
  • Meditar en los cuatro dogmas acerca de la Virgen María que son:
    1. Su inmaculada concepción: A la única mujer que Dios le permitió ser concebida y nacer sin pecado original fue a la Virgen María porque iba a ser madre de Cristo. / 2. Su maternidad divina: La Virgen María es verdadera madre humana de Jesucristo, el hijo de Dios. / 3. Su perpetua virginidad: María concibió por obra del Espíritu Santo, por lo que siempre permaneció virgen. / 4. Su Asunción a los cielos: La Virgen María, al final de su vida, fue subida en cuerpo y alma al Cielo.
  • Recordar y honrar a María como Madre de todos los hombres. María es la Madre de la Iglesia.
  • Reflexionar en las principales virtudes de la Virgen María.
    María era una mujer de profunda vida de oración, vivía siempre cerca de Dios. Era una mujer humilde, es decir, sencilla; era generosa, se olvidaba de sí misma para darse a los demás; tenía gran caridad, amaba y ayudaba a todos por igual; era servicial, atendía a José y a Jesús con amor; vivía con alegría; era paciente con su familia; sabía aceptar la voluntad de Dios en su vida.
  • Vivir una devoción real y verdadera a María.