domingo, 2 de septiembre de 2012

Año de la Fe y Carta "Porta fidei"


Nos disponemos a celebrar un Año de la Fe. Será a partir del próximo mes de octubre y con motivo de la celebración del 50º aniversario de la celebración del Concilio Vaticano II. El Papa, hace ya algunos meses, ha dirigido a la Iglesia la correspondiente Carta de preparación, con el título "Porta fidei" (La puerta de la fe).

Año de la Fe y "Porta fidei" son una invitación inmejorable para adentrarnos en el corazón de la fe y de nuestra vida cristiana.

Lo mejor que nos ha pasado en este mundo ha sido nuestro bautismo; aquella fue la hora más santa y bendita. Recibimos el don de la fe, la vida de hijos de Dios en la misma vida y misterio de Jesucristo; recibimos la gracia de ser Iglesia.

Un don tan inmenso hay que agradecerlo y hay que suplicarlo todos los días. Hay que cuidarlo con amor. La fe da sentido a nuestra vida y fundamenta una esperanza definitiva.

Avanzar en la fe significa avanzar en el conocimiento de Jesucristo; es decir, significa avanzar en la identificación con Él y con sus sentimientos, con su forma de actuar y de vivir.


En "Porta fidei" leemos: "El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad". La fe pide, pues, coherencia, decir con las obras y la vida entera aquello que creemos. O mejor todavía, decir y manifestar con la vida a Aquel en quien creemos, es decir, a Jesucristo.

Por su parte el Concilio Vaticano II (Gaudium et spes, 43) escribe: “El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época”.

En la carta "Porta fidei" leemos: “Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, esa que no tiene fin” (nº 15).

Lo que es grande, bello y decisivo en nuestra vida, no nos lo podemos guardar para nosotros mismos. ¡Que llegue a todos!